Nuestros eternos paveros…

Cargadores eternos. Los hombros de un padre son la mayor altura que un hombre podrá alcanzar jamás. Estar en los hombros de un padre es saber que el horizonte es aquello que queda a la mitad de camino entre la cuna y llevar puesta la túnica de tu padre.

Ser padre es una medalla en el cabecero de la cama. Ser padre es heredar en vida toda la sabiduría del mundo. Ser padre es subrayar, es avisar.

La mano de un padre es la primera que aparece cuando tú caída estaba asegurada…no hay mayor seguro de vida que tener a tu padre pendiente de ti.

¡SONRÍE! Ser padre espera es el mayor milagro de la vida…y es que querido amigo la vida eterna no es más que alguien te mire a los ojos y te diga “papá”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s