El balcón del abuelo: La carrera…

¡PASA, PASA AL BALCÓN, QUE HAY SITIO!

Hoy me asomo al balcón para ver como vienen a lo lejos los niños corriendo.

¿Te has dado cuenta que los niños cuando corren sonríen? Son felices viendo como todo pasa a su alrededor a toda prisa. Corren como si al final llegaran a un destino mejor, una meta esperada.

Los adultos corremos en nuestro día a día pero a diferencia de ellos jamás vamos sonriendo. Ellos siempre aprovechan cualquier oportunidad para enseñarle a la vida como se descorchan sonrisas…nosotros aprovechamos cualquier momento para justo lo contrario, decirle al personal que de que se están riendo.

En éste balcón se ven perfectamente como corren de aquí para allá sin rumbo fijo. Fíjate bien: los niños siempre corren sintiéndose ganadores…solo descubrirán que han llegado los últimos si alguien se los dice. Nosotros siempre creemos que llegamos los últimos aunque seamos los primeros.

¿Te imaginas que alguien se asomara a su balcón y nos viera a nosotros corriendo como niños? Ojalá…

¡VIVA LA VIDA CON BALCONES A LA CALLE CARAMBA!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s