Echando la vista atrás: Los sonidos…

(Pamplina publicada el 21/11/2016)

Sonidos, la de sonidos que nos acompañan diariamente que son verdaderas obras de arte; que bien suena ese primer “buenos días” de la mañana, o el sonido que hace el primer problema solucionado del día, o ese “¿Cómo vas hijo?” de tu abuela de todos los lunes justo a la hora que necesitas escucharlo.

Los sonidos importantes son esos que pueden verse antes de que se produzcan, esos que se escuchan con los ojos, como por ejemplo el de una bambalina, tú ves una bambalina y directamente tu cabeza pone ese bendito sonido del roce con los varales, exacto, ese “clac, clac, clac” que es imposible de mejorar…o ver un botellín y que tu mente ponga directamente el sonido que hace el abridor al descorcharlo.

Los cofrades estamos rodeados de sonidos que son verdaderos monumentos a la vida, uno de ellos es el sonido que hace la “Papeleta de sitio” cuando la metemos debajo de la mesilla de noche, no hay mayor acto de “Fe de vida” que sacar la papeleta de sitio y tenerla toda la Cuaresma a la vista, avisándonos de que todo va a volver a empezar de nuevo.

Otro sonido, perdón, otro bendito sonido es ese sonido a metal que hacen las medallas que tenemos colgadas del cabecero de la cama cuando las besamos justo antes de acostarnos, exacto, ese “clin clin clin” que nos recuerda que debemos pedir menos y dar más las gracias.

Seriedad, suena a “camarero andando en taberna antigua trayendo media de fino helada”, maravilloso sonido que suele ir acompañado de la melodía de un papelón de pescao frito que le hace los coros, música inigualable que vendería millones de discos si se lo propusieran…un cuñao invitando hace un sonido igual de bonito pero infinitamente más difícil de encontrar.

¿Y el rechinar de las ruedas de un coche por culpa de la cera de las cofradías? Exacto, ese sonido que tanto duele cuando pasa la semana grande. No falla: vas paseando con tu carita de “depresión post Semana Santa” escuchas el rechinar, te paras, giras la cabeza, miras el coche y piensas “hace una semana esa cera eran los cirios de mi Hermandad…que larga se me está haciendo la Precuaresma” y prosigues tu camino, eso sí, dando un izquierdo para venirte arriba.

Hay sonidos y SONIDOS, en mayúsculas, Ojalá hoy suene mucho ese SONIDO, esa música celestial que da carpetazo a tantas preocupaciones…el sonido que hacen al abrirse los sobres que llevan dentro las altas hospitalarias, bien ahí, viva el que inventó ese sonido que es la puerta de entrada a la felicidad y a la vuelta de esa bendita rutina que es estar en casa.

Sonidos, sonidos que hacen de bandas sonoras de nuestras vidas. Nos acompañan, nos empujan, nos agarran, nos recuerdan, nos alegran, ¿me dejas que te cuente un secreto? Siempre he pensado que nosotros somos el “sonido” para otras vidas…mejor no ser un “simple ruido” y ser una “bonita melodía”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s